Crònica #atòpica, Dia 9
Volvió a salir un día lluvioso y eso obligó a suspender el evento de #RanaPlaza, uno de los que más me apetecía ver. Estaba organizado por SETEM y por Sessantanove, dos organizaciones con las que he colaborado en otras ocasiones y siempre de forma muy satisfactoria. Me dicen que no se abandona la idea, tan solo se pospone hasta navidades, así que conviene estar atentos para no perdérselo. Sí que pudo celebrarse la misa punkroquial que sirvió para presentar la revista “Sublime”.  Vinieron Eugenio Merino y Avelino Sala a oficiarla, aunque en estos días también hemos podido saludar a Pelayo Varela y a otros insignes colaboradores de la misma, como Valentín Roma y Daniel G. Andújar, que vinieron a Valencia a inaugurar una exposición de este último. La misa contaba con un libreto en el que se había señalado los momentos en que los feligreses debíamos responder a una femenina voz robótica que ejercía de pastora, así como otros detalles que indicaban cuándo debíamos levantarnos, arrodillarnos  o permanecer sentados. Entre las respuestas previstas había algunos mantras artistológicos que todos debíamos repetir a coro. Entre ellos, por poner un ejemplo: “Comisario ten piedad; Galerista ten piedad; Coleccionista ten piedad”. También se leyó un fragmento de la carta del apóstol San Fernando Castro Flórez y del santo evangelio del citado San Valentín Roma. Después rezamos algunas oraciones por las últimas galerías y espacios de arte difuntos y acabamos con un divertido Credo en el Dinero que precedió al reparto gratuito de ejemplares entre los parroquianos. Por la tarde pudimos disfrutar de la performance Rállate, de Elia Torrecilla y Cristina Geti. Inspirada en la estética de las vanguardias de hace un siglo, las artistas bailaban al ritmo robótico de un video que las acompañaba y terminaron invitando al publico a sumarse a su particular fiesta de las rallas. Después de ellas hubo otra performance titulada En Tensión, de Alba y Mish Cabrera y finalmente Ulises Pistolo cerró la jornada con su tradicional concierto, que este año tituló Transubstanciació. Esa música especial que cada año compone para estimularnos y sanarnos el alma cuando el festival está a punto de terminar. Este año se superó a sí mismo, incorporando una hermosa voz femenina que sirvió para redondear el ambiente sacro y espiritual de esta jornada, que tuvimos que celebrar íntegramente en la ex Iglesia por culpa de la meteorología. Escrito por Domingo Mestre
Related Projects
Intramurs_2018-10-26_(Foto: Paula Felipe)_Omar Jerez i Julia Martínezintramurs_2018-10-28_foto paula-felipe_lego