Arts vives, Projectes

Athos Von Mudabar

Athos se prepara para un día más en la Oficina. Se despierta, afeita y lava los dientes, elige la corbata que más pega con su traje mientras escucha las noticias en la radio. Fotos suyas rodean el espacio de la sala de entrada. Una vez está listo para trabajar, te sientas en su oficina. Esta no es nada fuera de lo común; mesa, silla, ordenador… en cambio, hay objetos que se salen de lo esperado, como frutas, verduras, un cuchillo, pintura, cuerda…

Antes de entrar en la oficina, los participantes deben decidir si son jefe o empleado.

Como empleado, Athos será diligente y servil, y hará cualquier cosa que satisfaga al jefe. Su ego desaparece bajo las pisadas de su jefe. Necesita conservar su trabajo, ¡no importa cómo!

Como jefe, Athos será despiadado, intentará romper la voluntad de sus empleados, haciéndoles sufrir y disfrutando de cada gota de su humillación. Una vez dentro, los participantes pueden interactuar como quieran con Athos. Pueden decidir si se quedan en el universo de la oficina o proponer una nueva zona de expresión. Pueden ordenar, gritar, amenazar, criticar, meter mano, preocuparse, implorar, seducir, acosar, alimentarse, bailar, cantar, destruir. Pueden utilizar los objetos que tengan cerca para relacionarse con Athos de la manera que deseen.

Es un proyecto de  Athos Von Mudabar – después de pasar años viviendo la vida de oficina y a punto de cumplir los 40, Athos ha abandonado su carrera empresarial, exhausto tras años de humillaciones e inutilidad. Ahora vive en Valencia, donde escribe una novela sobre la violencia de la vida corporativa. España, más que cualquier otro país, se ha visto afectada por la crisis económica y el modelo estándar de la rutina de oficina.

Los centros de las ciudades se abandonan a favor de grandes corporativas que secuestran su fuerza humana en áreas a estrenar, sin historia ni alma. Athos comienza a cuestionarse la capacidad de cualquier empleado o jefe de aceptar lo insoportable. Parece que la vida de oficina es un ámbito en el que se presupone una aceptación ciega a todo y a cualquier cosa.

Chantajeados por la crisis económica, las masas deben someterse a cualquier demanda o ambiente que la empresa proponga. Humillaciones, violaciones a la intimidad, racismo, sexismo, acoso.

Así pues, aprovechemos para recibir, no solamente esta sugerente propuesta por parte de Athos, mas no perdamos de vista el nuevo espacio de creación que va a acoger dicha propuesta “La Maquina laboratorio de creación” (antigua sala Ultramar) que comienza en Valencia su nueva andadura.

Inscripción: Artes Vivas
Related Projects
codo-live-clara-ingold-y-antonia-fusterMar Reykjavik i David Aliaga