Abel Azcona Carrer de Quart, 47, 46001 València, Valencia, España
2111
Abel Azcona

El arte como herramienta

La obra de Abel Azcona se puede definir bajo dos ejes, explorados entre sí a través de una constante sinergia: el autobiográfico y el crítico. Azcona utiliza su propia experiencia para lo que él denomina una "catarsis colectiva" desde lo personal y lo íntimo hasta lo social y pedagógico. Un arte que explora fantasmas. Todo ello sin olvidar la parte más crítica que supone una denuncia permanente del artista a una sociedad culpable de su propia experiencia marcada por el dolor y el abandono. Arte crítico lleno de contenido social y política, y nunca exento de polémica.

Arte como herramienta social

Azcona a través de su obra nos habla del cuerpo como espacio para la combatividad y el cambio social. Obras que respiran denuncia e igualdad.

Arte como herramienta pedagógica

Abel Azcona en su trabajo pedagógico ha colaborado con diversas conferencias, talleres, encuentros, clases dentro del equipo docente en grados y postgrados relacionados con el arte, la psicología o la sociología, y publicaciones con numerosas universidades en España, en especial con los equipos educativos de las Facultades de Bellas Artes, como Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Navarra, Universitat de Barcelona, Universidad de Vigo, Universidad de Sevilla o Universidad Menéndez Pelayo. Siendo también notable la colaboración con Universidades Internacionales de Colombia, por su formación y colaboración pedagógica de forma directa con el país sudamericano, como la Universidad Tadeo Lozano de Bogotá, Universidad Distrital de Colombia, Universidad de Los Andes, Universidad Minuto De Dios de Bogotá, Universidad Nacional De Colombia y Pontificia Universidad Colombiana. Además de formar parte de proyectos educativos y artísticos de universidades de Francia, Reino Unido, Grecia, Dinamarca, Noruega, Perú, Argentina, Ecuador y Estados Unidos.

Arte como herramienta crítica

Paralela y consecuentemente, el artista navarro realiza obras de alto contenido crítico, abordando temas como el feminismo, la sexualidad, las desigualdades, la política o la religión, buscando poner en evidencia estos temas en la sociedad. Durante sus performance pone en tela de juicio la propagación de los estereotipos, de la misoginia y de las ideas tradicionales sobre el papel del hombre y la mujer. Durante una residencia en Berlín en el 2012 Azcona realiza una obra que critica y cuestiona y denuncia el fundamentalismo islámico, por medio de una performance, de más de nueve horas, una instalación artística, y una videocreación ingiere las páginas de un ejemplar del libro sagrado del Corán, como una metáfora de la constante ingesta de este libro por parte de sus seguidores. A raíz de este este proyecto el artista recibió amenazas anónimas por varios medios. El artista hace parte de la lista de artistas censurados en España.

Arte como herramienta política

Durante un periodo de estancia y trabajo en Colombia, que incluyó participaciones en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, la Galería Neebex, entre otras, Abel Azcona participó en un proyecto colectivo en la Galería Santa Fe  de Bogotá llamado Habitacción. Durante el proyecto el artista residió 3 días en la galería en una acción constante con el público. Sin embargo, su presentación más polémica durante este proyecto se realizó en el momento de la inauguración, en la que el artista se prostituyó con el público a cambio de 100 pesos colombianos por 3 minutos. Durante la acción, Azcona permaneció desnudo en una cama que hacía parte de su instalación artística a la que los visitantes libremente podía pasar y realizar cualquier tipo de actividad con él. Por la cama pasaron 39 personas, entre ellos 32 mujeres y 7 hombres que tuvieron algún tipo de contacto con el artista, desde un simple diálogo o actos curativos, hasta relaciones sexuales y felaciones.
Abel Azcona
Inscripción : Proyecto
Fecha : 29/10/2016
Disciplinas
3. Arte de acción o performance
Abel Azcona
Abel Azcona (Pamplona, 1 de abril de 1988) es un artista español, vinculado especialmente al arte del performance,1 aunque su obra abarca otras disciplinas como la fotografía, el videoarte, la instalación artística y la escultura. Abel Azcona nació en Madrid de forma accidental, ciudad donde fue abandonado por su madre a los pocos días de nacer, pero es considerado navarro, por haber vivido y crecido en Pamplona desde sus inicios, en un entorno hostil, una familia desestructurada vinculada a la drogadicción, la prostitución y la violencia. Ciudad donde es bautizado como Abel David, segundo nombre al que renuncia durante la adolescencia. El abandono materno marca su historia de vida donde nuevos abandonos, malos tratos y abusos son protagonistas. A sus 7 años de edad, Abel es adoptado por una familia navarra, con la que no consigue crear un vínculo sano, y nuevos abandonos y rechazos mutuos acaban por crear un adolescente desarraigado, con problemas de salud mental, intentos de suicidio y dificultades sociales. Su infancia marcada por el abandono, maltrato y abuso marcan su obra, siendo su madre biológica referente clave de su experiencia y por tanto de su creación artística. El sentimiento de abandono experimentado por primera vez por parte de su madre, quien ejercía la prostitución, así como su paso por diferentes centro de acogida, instituciones mentales y diferentes familias, son determinantes en la forma en que Azcona se expresa. Su vida y su experiencia está unida a su creación y por eso lo comparte al público a través de sus acciones o procesos.3 Azcona es conocido por abordar el dolor y la resistencia física, sometiéndose a azotamientos, intoxicaciones, agresiones y diferentes torturas tanto físicas como psicológicas.4 Azcona afirma que cuando el dolor interno es tan fuerte, el dolor externo llega a desaparecer, por esa razón utiliza el dolor para empatizar con sus propios sentimientos y sus propias experiencias en la infancia y la adolescencia. El artista Abel Azcona es conocido por sus imágenes en las que emplea su propio cuerpo y su propia experiencia personal.5 Ha colaborado con numeroso artistas visuales,6 pero ha forjado un estilo personal muy reconocible. Una de sus obras más conocidas es “Confinement In Search Of Identity” donde explora sus propios límites, arriesgando su propia vida e integridad desde la privación de la libertad.7 También es conocido internacionalmente por su proyecto "Eating a Q´ran" donde el artista ingiere durante nueve horas el libro sagrado del Corán de forma completa en Berlín, siendo posteriormente amenazado, y obligado a llevar escolta durante sus posteriores intervenciones artísticas. Otros de sus trabajos con mayor repercusión son los referidos a la prostitución. Muchos de ellos realizados en las ciudades de Bogotá, Madrid y Houston donde el artista vende su cuerpo dentro de un proceso artístico performativo. Sus fotografías son de una crudeza extrema debido a su cercanía con lo real, al igual que sus piezas de videoarte. Abel Azcona ha realizado proyectos y exposiciones en más de treinta museos entre el 2012 y el 2013, como el Museo de Arte Moderno de Bogotá, el Museo de Arte Contemporáneo de Málaga, Bogotá o Lima y el Centre Pompidou en París entre otros.8 Además es conocido por su participación en el mundo del cine o la literatura, o por conferencias sobre arte, redes, psicología y filosofía en Centros de Arte Contemporáneo, Museos o Universidades.9 La obra del artista Abel Azcona está influenciada en gran parte por Colombia, siendo este país del norte de Sudamérica clave dentro de su obra y trayectoria, donde el artista reside en diversas ocasiones durante su juventud. En Colombia el artista desarrolla parte de su obra y su formación pedagógica en los museos más importantes de la capital como el Museo de Arte Moderno o el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá. Este último museo dedica al artista su mayor retrospectiva al artista en el año 2014, dedicado a los diez último años de creación del artista.